Sobre mí y la psoriasis

29 Ene Placa de psoriasis en el brazo

Me he animado a empezar este blog para contar mis experiencias y mi día a día como paciente de psorasis. En primer logar ¿qué es la psoriasis? para los que no lo sepáis la psoriasis es una enfermedad de la piel bastante común en la que aparecen placas, gotas o pústulas de piel rosácea e inflamada sobre las que suele formar una capa de piel descamándose. En ocasiones da el aspecto de placas solidas y en otras parecen motas rojizas. Algunas personas la confunden con el eccema.

Placa de psoriasis en el brazo

Placa de psoriasis en el brazo

Yo vengo sufriendo psoriasis desde niña. Empezó en el cuero cabelludo y en las axilas y ya entonces mi madre me contó que ella siempre había psoriasis en el cuero cabelludo y cómo utiliaba un champú especial que le había mandado la doctora. A los 15 años, después de una infección de garganta tuve un brote y la espalda, los brazos y el cuello se me llenaron de pequeñas gotitas rosas de psoriasis. Fue entonces cuando visité al médico por primera vez y me diagnosticaron psoriasis. Ese mismo día empecé el tratamiento con una pomada que me echaba por toda la parte superior de la espalda, cuello y brazos, dejándome una capa blanquecina.

Como sucedió en otoño, no se me notaba mucho ya que siempre llevaba los brazos y la espalda cubiertos. Aún así, empecé a sentir complejo de enseñar mi piel, de que los demás se vieran y sintiesen rechazo o se burlasen de mi enfermedad. El siguiente verano me negué a ir a la plaza (pese a lo beneficiosa que es para la enfermedad) y siempre llevaba camisetas con algo de manga, nunca tirante, para que no se me viese la espalda, ya que a esas alturas sólo quedaban placas en el cuello y la espalda. Desde entones me gusta el invierno.

La enfermedad iba atravesando ciclos, pese al tratamiento, aunque poco a poco fue bajando y las placas se veían cada vez menos. Al año siguiente en algunas temporadas tenía la espalda completamente limpia. Seguía manteniendo psoriasis en el cuero cabelludo, lo que me provocaba bastante caspa y me picaba. Nunca me preocupó tanto ya que no se veía.

 

Me aficioné a leer páginas web de información sobre la enfermedad, entraba a foros y leía sobre tratamientos, casos de otra gente, variantes de la enfermedad. Descubrí que existen formas tan graves de la enfermedad que requieren hospitalización y pueden llevar a una persona al límite. Descubrí www.ecopsoriasis.com y toda la información que hay sobre la enfermedad. Me informé de las nuevas investigaciones que iban surgiendo, de las noticias, de los nuevos medicamentos y tratamientos. A estas alturas, sé de lo que me hablan los médicos cando me recomiendan un tratamiento y tengo una relación personal de hace años con mi dermatóloga, a la que he acudido en innumerables veces y ha estado conmigo en cada recaída, dándome esperanzas de que la enfermedad se cura. Siempre he tenido el apoyo de mi familia y es lo que me ha permitido salir adelante y tener bajo control la enfermedad.